DIRECTORIO

Alán Couturier Prigadaá
Director
José Prigadaá Andrade
Subdirector
Lic. Teresa Domínguez Calixto
Administración
Lic. Teresita Hernández Aguilera
Jefa de Jurídico
Humberto Prigadaá Hipolito
Jefe de Redacción
Fabian Arena Castillo
Propaganda

CORRESPONSALES:
Violeta Santos
Martínez de la Torre
Nacho Romero
Martínez de la Torre
Juan Carlos Jiménez Benavides
Tlapacoyan
Raziel Goméz Castillo
Misantla
Luis Prigadaá Hipolito
Nautla y San Rafael

OFICINAS

Av. Revolución 302,
Col. Centro, Xalapa, Ver.
Tel. (228) 191.67.33

Av. Ignacio de la Llave
806, Int. 8, Col. Centro,
Martínez de la Torre, Ver.
Tel. (232) 324.4475,

Blvd. Manuel Avila
Camacho 636, Col.
Centro, Veracruz, Ver.

Pobre Joe Biden

Apuntes

Por Manuel Rosete Chávez

“Sanciónenme lo que quieran, que la historia me juzgue”

Cuitláhuac García Jiménez

Ya imaginamos a nuestro líder y guía Andrés Manuel López Obrador mostrando, frente a frente, su más espantoso gesto a su homólogo de los Estados Unidos de Norteamérica, el señor Joe Biden, a quien le exige que ofrezca más empleos y con mejores salarios a nuestros paisanos que por miles siguen cruzando la frontera en busca del “sueño americano” o huyendo de una brutal pesadilla de hambruna y muerte que se pasea por México; pero además que les de, de inmediato a los hermanos migrantes, seguridad social, y que los trate como representantes de la izquierda y de la 4T que él encabeza. Si porque ellos, nuestros paisanos son los que más recursos aportan a la economía del país por lo que merecen mejor trato.

Los corresponsales de unos cuantos medios que acompañan al presidente mexicano en su visita por los Estados Unidos, eso dicen, que dentro de la agenda que hoy estarán tratando López y el tal Biden, en privado, está el asunto de los migrantes para quienes AMLO pedirá lo que arriba les contamos (cínico).

Nos informan que México, como principal socio comercial de los Estados Unidos, en voz de nuestro presidente AMLO exigirá al presidente norteamericano, que se combata la inflación juntos, como buenos vecinos que somos pero que además deje de armar a las bandas delincuenciales que operan en México porque eso es lo que ha disparado la violencia.

AMLO le ofrecerá también a Biden sus exitosos programas sociales para que los aplique en su país con los gringos para la compra de votos, eso es muy rentable. En la agenda destaca también la venta por adelantado de la producción completa de la refinería de dos Bocas, para que a partir del 2030 que es cuando comenzará a refinar crudo no tengan problema con el abasto de combustible, pero eso sí tienen que pagar ¡ya!, toda la producción porque una cosa son los negocios, otra la política y otra la buena disposición.

Y no pues sí, que bueno que AMLO se animó a viajar a los Estados Unidos para levantarle el rating a Biden y aprovechando eso pedirle al gringo respeto a los gobiernos de izquierda sobre todo a los que los están liderando en América Latina, o sea, él.

Con los pies sobre la tierra

Pero no estimados morenistas y chairos, el asunto no va por ahí como ustedes creen o como les dicen los mercachifles del periodismo, la realidad, la verdad, es que AMLO va con la cabeza agachada porque sabe de la carpeta de investigación que las autoridades norteamericanas le tienen abiertas por sus relaciones con el narco; va con la cola entre las piernas por la majadería que le hizo a Biden al no asistir a la pasada Cumbre de las Américas con el argumento de que no iba porque no se invitó a sus cuates dictadores, lo que quitó brillo a esa importante reunión; va con la cola entre las piernas porque sabe que los gringos saben de sus relaciones con los principales líderes de las bandas delictivas que operan en México y que pasan droga hacia los Estados Unidos.

Va con la cola entre las piernas porque él ha violado acuerdos del T-MEC que signó con los que no ha cumplido sobre todo en los temas del combate a la corrupción y defensa del medio ambiente.

Seamos realistas, el traspatio de los Estados Unidos no puede dejar de serlo con un presidente mitómano como lo es AMLO; con un “líder” que piensa que sus gobernados no tienen la posibilidad de pensar; con un peligroso aprendiz de dictador que ofende por ofender y que agrede por agredir. Eso sí, denlo por hecho que AMLO en la reunión privada pedirá disculpas, dirá que Calderón lo amenazó y obligó a hacer cosas que no tenía planeado hacer, menos contra sus admirados vecinos y terminará DOBLÁNDOSE. Ingenuos los que piensen distinto, una de las dos principales potencias del mundo, los Estados Unidos de Norteamérica son nuestros vecinos y por esa sencilla razón la soberbia no va con ellos, aunque tampoco la lambisconería pero en un justo medio, con la dignidad por delante, el respeto.

El pacto en carne propia

Tuvimos la distinción de estar muy cerca de la campaña del candidato al gobierno del Estado en el 2018 la del ejemplar político priista José Francisco Yunes Zorrilla, para nosotros lo más cercano al caballero de la política don Fernando Gutiérrez Barrios. Pepe en su calidad de Senador de la República y presidente de la Comisión de Hacienda, gestionó recursos para cerca de cien municipios que gracias a ese gesto del político veracruzano con vocación de servicio innata, ha sembrado a lo largo y ancho del estado obras de gran importancia en los municipios donde es apreciado y apoyado cuando se ha presentado a pedir el voto ciudadano.

A lo anterior hay que agregar la cercana relación que le une a Pepe con el entonces Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, candidato del PRI a la presidencia de la República en la misma elección del 2018.

Las quejas por la falta de recursos para las campañas fue el primer obstáculo que se presentó en los casos de candidato a la presidencia, es decir para Pepe Meade y en las de los aspirantes a gubernaturas como José Yunes Zorrilla. Una semana antes de concluir la jornada político electoral, nuestro candidato José Yunes Zorrilla no podía ocultar su preocupación por el destino final de la campaña. Algo raro y muy grave estaba pasando. Luego de la elección comenzó a circular la versión de que el presidente priista Enrique Peña Nieto había entregado la elección a AMLO a cambio de impunidad para su persona.

Hay que reconocer que López Obrador lo ha respetado, Peña se pasea por el mundo disfrutando de la buena vida, muy despreocupado, hoy con una novia, mañana con otra siempre sonriente. Pero ¿hasta dónde estará dispuesto AMLO a respetar ese pacto que le permitió llegar a la presidencia?, con toda seguridad cuando vea en peligro su proyecto morenista o de la 4T, de lo primero que echará mano es de Peña Nieto para procesarlo y convertirlo en capital político a favor de Morena. Y al parecer el momento se acerca, si AMLO pierde el estado de México en la próxima elección, pierde la presidencia en el 2024. ¡Agarren a Peña y quémenlo en leña verde!!!

Más sobre abrazos y no madrazos

La estupidez del razonamiento

Mucho se ha escrito y criticado la política de “abrazos no balazos” que implementó el gobierno de López Obrador y que tiene al país en un baño de sangre jamás imaginado, pero ayer leímos un texto del poeta Javier Sicilia, muy interesante, que abona en mucho a la crítica en torno a esta tomadura de pelo de la 4T.

“Pese a los niveles de violencia que la administración de la 4T ha acumulado en cuatro años, López Obrador se empeña en mantener su estrategia de seguridad de “abrazos y no balazos”, y de atacar lo que supone es la causa de la violencia: la pobreza, aunque no tengamos 50 millones de asesinos y criminales.”

“La estupidez del razonamiento –si a eso puede llamarse razonar– es que tanto para Calderón y Peña Nieto en su momento, como para López Obrador hoy, la seguridad se reduce a un asunto de violencia: presencia o abstención. Al final, los extremos se tocan. Los tres han terminado por exacerbar el crimen (121 mil 633 asesinatos y 17 mil 210 desapariciones en el gobierno de Calderón; 156 mil 437 y 35 mil 305, respectivamente en el de Peña Nieto y 121 mil 655 y 21 mil 500 sólo en los cuatro años de gobierno de la 4T).”

“El problema es que con balazos o sin ellos, la gran ausente en estas administraciones ha sido la justicia. Los niveles de impunidad de las tres han sido casi absolutos, por arriba de 95%, con una diferencia: López Obrador, en un acto de cinismo y perversidad, decidió que la impunidad debe ir acompañada de “abrazos” y bendiciones.”

“Lo que ni uno ni otros han entendido es que su tarea como jefes de Estado no es agarrarse a chingadazos o dejar de hacerlo, sino ejercer la justicia. La impunidad alienta el crimen y exacerba la violencia. El hoy famoso Chueco, el asesino de los jesuitas, llevaba años como parte del Cártel de Sinaloa ejerciendo el crimen en la Tarahumara. Se le veía en las calles, tenía incluso un equipo de beisbol. Pudo operar al amparo del Estado y del gobierno de López Obrador hasta que tocó a quien no debía. Lo mismo sucedió con El Negro Radilla, el asesino de mi hijo y de seis de sus amigos durante el periodo de Calderón (en el de López Obrador, El Negro y sus secuaces, que están detenidos, no tienen todavía sentencias), o con los Abarca hasta la desaparición de los 43 muchachos de Ayotzinapa durante el gobierno de Peña Nieto.”

“Antes de rebasar la línea donde el crimen se vuelve escándalo y el Estado se ve en la necesidad de actuar para controlar los daños políticos, esos criminales operaron “abrazados” explícita o implícitamente por el Estado, operaron en la impunidad, como lo siguen haciendo miles de células criminales.”

“La más clara muestra de ello puede verse en el evento que hace unas semanas realizó el gobierno de la 4T para dar inicio a los trabajos de la supuesta comisión que busca garantizar la verdad y la justicia de 1965 a 1990, es decir, los años del terrorismo de Estado, como si los que siguieron hasta nuestros días no fueran otra fase de ese mismo terrorismo. El acto fue en todos los sentidos un alarde de impunidad y, como lo señaló Jacobo Dayán (Animal Político, 28/06/22), de provocación y desprecio por las víctimas, una apología, al estilo Calderón, de las Fuerzas Armadas.”

Reflexión

En el puerto de Veracruz y en Boca del Río es muy notoria la presencia de marinos, de miembros de esa fuerza armada a la cual saludan y hasta echan porras los ciudadanos. Ayer los vimos y el ambiente era de absoluta tranquilidad. ¿Tendrá esto algo que ver con la presencia en esos municipios, el pasado fin de semana, del secretario de Marina de los Estados Unidos Carlos del Toro?… En una de esas.