DIRECTORIO

OFICINAS

Aprendí a vivir donde Dios me puso: Hija del Chapo Guzmán

Alejandrina Guzmán, hija del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, y que además es dueña de la marca de ropa “El Chapo”, envió un comunicado para manifestar que sufre un aparente bloqueo de parte de las plataformas digitales Facebook e Instagram.

De acuerdo a Alejandrina, las cuentas de la marca de ropa con el seudónimo de su padre han sido cerradas dos veces, y por tal motivo decidió externar su incomodidad.

“Sin previo aviso, sin motivo y por segunda ocasión, la empresa Facebook/Instagram cerró la cuenta de mi marca de ropa. Escondidos tras una respuesta automatizada truncaron el trabajo que desde hace tiempo venimos haciendo. Dejo en claro que la marca de ropa de “EL CHAPO®” en ningún momento infringió o malinterpretó los términos y condiciones de las redes sociales y se vio sorprendida por una injusticia a la cual nadie responde, ni da cara”, expresó.

De la misma forma, la hija de Guzmán Loera explicó su postura ante un posible cuestionamiento de persecución en su contra. “No decidí nacer donde nací, no escogí la vida que hubiera querido escoger. Simplemente nací allí y aprendí a vivir donde Dios me puso. No tomé el mismo camino que mi padre decidió tomar. Me alejé de esto cuando pude. Sufrí el abandono y las pérdidas que esta vida conlleva. No vivo ni viviré del negocio de mi padre y no acepto ayuda. Soy doctora, soy diseñadora, soy mamá, soy una mujer que todos los días trabaja para llevar una vida sana y libre de lo que me ha perseguido desde que nací”.

“Toda mi vida he tenido que esconder mi identidad, esconderme de gobiernos que quisieron encontrar algo que no existe, esconderme de personas que quisieron de alguna manera ligarme o encasillarme en una vida que nunca llevé”, agregó.

Sin embargo, dejó en claro que con estas declaraciones no juzga la vida de “El Chapo”. “No defenderé, ni victimizaré a mi padre, tampoco lo juzgaré. Él tomó las decisiones de su vida, de la misma manera habría podido tomar otras. Él es él y eso fue lo que decidió hacer. Cada quien pude hacer el juicio que quiera, pero muchas veces me pregunto qué hubiera pasado en ‘UN MUNDO FELIZ’”.

Asimismo, en la parte final de su escrito, Alejandrina manifestó: “No estoy dispuesta y no aceptaré que se me limite en mis derechos por ser la hija de. La marca de ropa que encabezo es un negocio legal que con mucho esfuerzo llevo a cabo desde hace tiempo. Decidí salir al mercado porque quiero demostrar que soy una persona trabajadora y totalmente legal. Parte de la venta de nuestros productos serán donadas a una asociación de prevención en contra de las drogas que estamos desarrollando al mismo tiempo que desarrollamos la marca”.