DIRECTORIO

OFICINAS

Construcción de muro entre EE.UU. y México tomaría al menos 10 años: WP

La construcción de un muro en la frontera de Estados Unidos con México como lo desea el presidente Donald Trump tomaría al menos 10 años y necesitaría unos 10 mil obreros, informó este miércoles The Washington Post, con base en una investigación.

El rotativo preguntó a varios ingenieros y constructores cómo planificarían la edificación de una barrera en la frontera sur que siga el diseño de mil 600 kilómetros que exige el mandatario.

El análisis arrojó que completar el muro requeriría al menos 10 años y necesitaría de 10 mil empleados.

De acuerdo con las fuentes consultadas, además, con los 5 mil 700 millones de dólares que reclama el magnate y por los que sostiene una disputa con los líderes demócratas en el Congreso, que ha causado el actual cierre de parcial de la administración, se podrían levantar solamente 370 kilómetros de barrera.

En total, el proyecto costaría al menos 25 mil millones de dólares, según las estimaciones de Ed Zarenski, profesor de cálculos constructivos del Instituto Politécnico de Worcester en Massachusetts.

“No diría que es imposible, pero hay que tener en cuenta ciertas consideraciones de ingeniería”, indicó Zarenski, quien ha laborado por 30 años calculando proyectos para la constructora Gilbane, una de las más importantes de Estados Unidos.

Entre los factores a tomar en cuenta, el especialista indicó que el paisaje de la frontera es singularmente remoto y difícil.

Por otro lado, antes de iniciar las obras, se tendrían que hacer “estudios del suelo y ambientales”, así como la construcción de una carretera para permitir el paso de excavadoras y camiones;, además de la compra de algunos terrenos.

Precisamente la noche del martes, el mandatario defendió la construcción de su muro como solución ante una “crisis humanitaria y de seguridad creciente en la frontera”.

El último proyecto presentado por el presidente Trump utiliza el acero como su principal material, lo cual aportaría más costo al presupuesto por las escasez de la materia prima y su elevado precio, indicó el ingeniero.

Previamente, la industria del hormigón vio una oportunidad de negocio en la construcción del muro en la frontera sur, pues en sus inicios iba a ser de este material, recordó Gary Wineck, director de construcciones en la Universidad de Texas, quien consideró que el cambio de opinión en el material fue porque el hormigón daría muchos problemas de estabilidad.

“La logística no va a matar el proyecto, pero lo hará un desafío”, sostuvo Wineck.