DIRECTORIO

OFICINAS

Fortuna de los Joaquín, lideres de la Luz del Mundo una interrogante

Los orígenes de el tamaño de la fortuna que amasó Samuel Joaquín Flores siempre ha sido una interrogante. Algunos dicen que los ingresos tanto de Samuel como de su padre Aarón, provinieron del diezmo que según ha declaro, dan de manera voluntaria los integrantes de La Luz del Mundo. También reclaman que les benefició su cercanía con el poder político en México.

El sueldo o remuneración que recibe Naasón Joaquín García, el “Apóstol de Jesucristo”, nunca se ha dado a conocer. Tampoco se supo de que vivía el llamado “Siervo de Dios”, su abuelo, que se desempeñó durante 50 años en el cargo ( de 1964 a 2014).

A la fecha, el único bien que se le conoce a Samuel Joaquín Flores en Estados Unidos es el Silver Wolf Ranc’, el cual adquirió a finales de la década de 1990. En ese entonces seguía enfrentando graves acusaciones de abuso sexual de menores en su país. Para algunos, conseguir ese lugar de descanso entre Houston y San Antonio era parte de su estrategia de extender la presencia de su congregación en Texas y también para alejarse de los señalamientos y las críticas en México.

No está claro por qué cinco años después de su fallecimiento él sigue apareciendo como el único dueño de la lujosa residencia que se encuentra dentro de la finca en Seguin.

El hermano mayo de Naasón, Benjamín Joaquín es propietario o albacea de la mayoría del “Silver Wolf Rach”. Él ha sido durante muchos años pastor en Texas y alguna vez fue considerado como sucesor de su padre para la dirigencia de La Luz del Mundo.

La abogada María Elena Castillo, quien ha sido la asesora legal de los Joaquín en Texas, ha dicho que la lujosa propiedad no ha recibido a ningún visitante los últimos años y fue su lugar de esparcimiento privado.

“Ella me dijo que la familia venía, que había reuniones familiares y que lo usaban como un lugar de descanso privado”, afirmó Bensman.

En aquellos años, mientras hacían la promesa de que “muy pronto” le permitirían al público ver sus animales exóticos, los hijos y nietos de Samuel Joaquín Flores montaban a caballo entre búfalos y tigres.