DIRECTORIO

OFICINAS

Guardias ‘no calificados’ y detectores inservibles en la Casa de Moneda: auditoría

Personal de seguridad “no calificado”, arcos detectores de metal que tuvieron un costo de casi cinco millones de pesos que nunca funcionaron y mantenimiento a un software que no se dio fueron observaciones hechas a la Casa de Moneda de México por la Secretaría de la Función Pública (SFP) luego de una auditoría.

También fue detectado que no se aplicó un plan integral de seguridad que tuvo un costo de casi tres millones de pesos, de acuerdo con la auditoría 05/2019, realizada a la Dirección Corporativa Jurídica y de Seguridad de la institución con orden del 12 de marzo pasado y cuyos resultados fueron recibidos por el ente evaluado el 24 de mayo.

4.9 millones de pesos costaron tres arcos detectores de metales que nunca sirvieron adecuadamente

Ayer Excélsior publicó los diez puntos en los que la seguridad del órgano de la Secretaría de Hacienda tuvo omisiones, inconsistencias e incumplimientos.

En el diagnóstico de esa decena de observaciones se detalla que fueron contratadas tres personas (27% del personal de seguridad) en labores de vigilancia, las cuales en una evaluación de confianza presentaron resultados de “No calificado”, “Mediano riesgo” y “Apto con reservas”, sin contar en su expediente con documento alguno de su contratación por el área de Recursos Humanos.

2.9 millones de pesos pagaron por servicios de seguridad, pero no hay evidencia de que ésta haya mejorado

En lo referente al desaprovechamiento y omisión en la aplicación de las medidas de seguridad en cada una de las instalaciones que forman parte de la Casa de Moneda de México se contrató a la empresa COI Administración Pública y Privada S.C. por la cantidad de dos millones 975 mil pesos, por concepto de contratación de servicios técnicos especializados.

“Para llevar a cabo la activación concerniente con respecto a la implementación de acciones para fortalecer la seguridad, sin embargo, no se tiene evidencia de que hayan implementado las acciones de mejora propuestas y en consecuencia se desconoce si con base en las estrategias pactadas en el contrato o pedido contribuyeron al logro del objetivo para el cual se realizó la contratación”, se abunda.