DIRECTORIO

OFICINAS

Las amenazas del CJNG a la policía de Tijuana

“Ora, putos, arriba la Nueva (Cártel de Jalisco Nueva Generación), el ´Mencho´ va a mandar”, se oye en el video donde se observa la transmisión radial que sostienen en sus manos policías municipales de Tijuana, de la delegación La Presa.

Las advertencias grabadas ocurrieron a finales de diciembre pasado, días antes del asesinato, el 3 de enero, de los agentes Fidencio Figueroa y Omar Araujo en un ataque directo por hombres armados con AK 47, que se presume pertenecen al CJNG. El alcalde, el día del homenaje a los caídos, dijo que no “dudaran en disparar a los malandros, porque ellos no se tocan el corazón”.

Un video y un audio en poder de la Procuraduría General de la República (PGR) -del cual LA SILLA ROTA tiene copia- da cuenta de que miembros del cártel se infiltraron en la frecuencia radial de los policías municipales de Tijuana para lanzar advertencias.

Sin embargo, hoy es presa de un enfrentamiento entre el CJNG, que busca apoderarse del territorio, y el Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con informes de la PGR, el líder del CJNG en Tijuana es Édgar Alejandro H. “El Caimán”, a quien se le atribuyen las amenazas contra policías municipales.

En audios en poder de LA SILLA ROTA se escucha a los propios uniformados explicar que los amagos responden a una detención realizada por ellos en el mes de diciembre de 2018.

Apenas el 10 de julio del año pasado, un dron arrojó dos granadas desactivadas en la casa de Gerardo Manuel Sosa Olachea, titular de la Secretaría de Seguridad Púbica de Baja California.

A los municipales de Tijuana y otras ciudades de Baja California Norte, el CJNG los acusa de proteger a David L. “El 20” o “La Marrana”, supuesto disidente de la organización delictiva jalisciense.

Estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que Baja California registró 3 mil 111 denuncias por amenazas en 2018 y 2 mil 570 homicidios dolosos, 487 más que en 2017.

El 65% de los asesinatos estuvieron relacionados con venganzas entre cárteles o pandillas dedicadas al narcomenudeo, según las autoridades.