DIRECTORIO

OFICINAS

¿Qué pierde México por no ir al Mundial de Francia?

Ni de penal la selección mexicana lograba un gol. Jugadoras de la calidad de Kenti Robles, Mónica Ocampo, Charlyn Corral, Stephanie Mayor, Katie Johnson se enfrentaba a la selección número 66 del mundo y no pudieron más que encontrarse con el travesaño o con la barrera Yenith Bailey viendo así esfumarse su boleto para la Copa del Mundo.

La Selección Mexicana Femenina no participa en el Mundial de Francia y su ausencia va más allá de un fracaso deportivo, hay factores económicos, de patrocinios y de proyección de una marca involucrados, aquí hacemos un recuento.

Exposición de la marca Selección Mexicana a nivel mundial
Un periodista fue asignado a cada una de las selecciones que participan en el Mundial de Francia, quienes cuentan con una cuenta de twitter personalizada para su cobertura, la cuenta de la FIFA se encarga de retwittear la actividad de los equipos. En este sentido tanto la Federación Mexicana como las mismas jugadoras se pierden de posicionarse como marca ante 719 mil seguidores de la FIFA en twitter y de más de un millón en facebook, sin contar la asistencia a los estadios y la audiencia de televisión que se tratará como tema aparte.

Premio
Aunque es una misión complicada, al no participar la Selección Mexicana, el Tri ya está perdiendo automáticamente la posibilidad de ganar parte del paquete de 50 millones de dólares otorgado por la FIFA que se divide en: 30 millones de dólares en premios, 11,5 millones de dólares para la preparación de las 24 selecciones rumbo al torneo, incluidas las concentraciones de entrenamiento, y 8.5 millones divididos entre los clubes para que liberen a las jugadoras.

Ranking FIFA
Hasta el momento la Selección Mexicana ocupaba la plaza 26 en el ranking de la FIFA, la selección se perderá de los puntos que le acumulen por lo menos en la fase de grupos y en el peor de los casos los tres partidos posteriores.

Ausencia de patrocinios
Un Mundial representa uno de los eventos deportivos más importantes y más aún cuando se trata del deporte más popular del planeta, no sólo los jugadores se dan a notar, también es una oportunidad perfecta para las marcas que los patrocinan.

Jorge Alberto Badillo Nieto, autor del libro ‘La mercadotecnia y el deporte ahora’, explica a REFEREE las consecuencias de la ausencia de la Selección Mexicana en el Mundial de Francia desde el aspecto comercial:

“Las partes patrocinadoras difícilmente tienen la oportunidad de hacer algún tipo de dinámica de activación con los aficionados tanto en el extranjero como en México. Por ejemplo Corona, como patrocinador de la Selección Mexicana ha hecho concursos o promociones para llevar a los aficionados al Mundial de Futbol, si no está la selección tampoco los grandes volúmenes de aficionados que podrían viajar para acompañarla.

Los patrocinadores de la Selección Mexicana son once: Adidas, ADO, Aero México, Citibanamex, Coca-cola, Corona, Delta, G500, Betcris, LALA e IZZI.

Audiencia de TV
Más de 750 millones de personas en todo el mundo vieron la Copa Mundial 2015, audiencia que continúa creciendo; de esa cifra, 5.6 millones fue la audiencia en México, que sin la presencia de la selección en el Mundial, probablemente se vea reducida.

Imagen y oportunidades para las jugadoras
Badillo Nieto explica que las más afectadas por la ausencia de la Selección Mexicana Femenil en la Copa del Mundo son las jugadoras de la Liga MX, puesto que las mexicanas que militan en el extranjero tienen una imagen más consolidada al jugar en la élite del futbol femenino.

“En el caso de las jugadoras de la Liga MX es mayor la afectación por el hecho de que se le cierra una oportunidad tremenda para poderse mostrar y desde luego para poder hacerse visibles ante los ojos de los caza talentos de las ligas femeniles del extranjero.

Stephany Mayor es un ejemplo de la importancia que tienen las fustas mundialistas para todo seleccionado. Luego de su participación en la Copa del Mundo de Canadá en 2015, Stephany fue fichada por la Liga de Islandia donde dos años más tarde fue reconocida como la mejor de la liga.

“Si consideramos que varias de las jugadoras pueden llegar a tener de manera individual algún contrato de patrocinio con alguna marca de ropa, zapatos o de otro giro, desde luego también es en menor medida una ventana que se le cierra a esas marcas- añade.

Presencia en medios de comunicación
En marco del conversatorio “El otro futbol: mujeres en la cancha y construcción de imaginarios de género en torno al Mundial femenil” Claudia Ivette Pedraza Bucio, Doctora en Ciencias Políticas y Sociales y también periodista deportiva, señaló que en los portales deportivos a nivel mundial el espacio que se le dedica al deporte femenil corresponde 11%, mientras que México es sólo del 5%.

En este panorama tan reducido, el no dedicarle posts a la actuación de la Selección Mexicana, le restará potencial a la participación de los deportes femeniles en los medios de comunicación, situación que de entrada ya es complicada.

Ser espectadores de un nuevo estilo de juego
El futbol femenil está innovando en el tipo de futbol que consumimos y la ausencia de la Selección Mexicana en el Mundial de Francia coartará la posibilidad de ver a las máximas representantes de nuestro país promoverlo. En el mismo conversatorio, Josué Francisco Hernández, Maestro en Ciencias Sociales y Humanidades expresó:

“Creo que lo que el futbol femenil está aportando es un estilo bien padre de juego que no habíamos visto, que no habíamos consumido de otra manera y está generando formas distintas de entender el futbol. Me parece que esa es una de las virtudes máximas por las que nos debería interesar muchísimo ver los partidos.

¿Qué pasa cuando se fracasa en un torneo?
Si hay algo peor que no pasar de la fase de grupos en la Copa del Mundo es no clasificar. Desde el punto de vista económico, comercial y deportivo, pues se cierran oportunidades tanto de premios aunque mínimos, fogueo y de promoción de patrocinadores, el autor Badillo Nieto finaliza:

“Es de ya alguna manera un roce internacional, pequeño o del tamaño que sea que a lo mejor a mediano o a largo plazo puede ser favorable para el desarrollo y para el propio nivel competitivo de las jugadoras. En términos de imagen deportiva son dos escenarios complejos pero creo que siempre va a ser mucho más contraproducente el no clasificar a un Mundial y perderse la gran oportunidad de estar presente. Se consideran fracasos en función de los propios objetivos que maneje la Federación y desde luego también de la Dirección de Selecciones Nacionales en su planificación para el equipo femenil.

De ocho ediciones en la historia del Mundial Femenino, México no participó en China 1991, Suecia 1995, Estados Unidos 2003, China 2007 y ahora Francia 2019.